Germán Bustos

Tejedor de saberes sociales

 

Portada del sitio > Movimientos > Corruptos a la basura

Corruptos a la basura

Miércoles 18 de enero de 2017, por German Bustos

El video de más abajo presenta una divertida y creativa forma de tratar a los políticos corruptos (casi que sobra el adjetivo), varios amigos lo han publicado en sus muros de Facebook y más de uno estaría dispuesto a hacer el ejercicio. Mi espíritu aguafiestas, como siempre, me pone a pensar en algunos matices que hay que tener en cuenta antes del ejercicio.

Me parece que tiene mucho que pensar este video:

Primero que todo en Colombia no hay canecas de ese tamaño. La corrupción no ha dejado que avancemos a tener esas canecas donde se recogen los desechos de toda la cuadra, que son las apropiadas para poner una persona.

Segundo, el video es en Ucrania, no me genera ninguna confianza la idea del acto simbólico que protagonizan encapuchados o uniformados de negro o de camuflado, en un país en medio de un conflicto armado vigente. Con todo, al parecer los políticos ucranianos no suelen el símbolo más importante del poder corrupto en Colombia: el esquema de seguridad. Si se pudiera, intentar poner en la caneca a la mayor parte de los políticos, se puede arriesgar la vida de los manifestantes.

Tercero, hace unos años tuvimos un fuerte debate con Luis Carlos Jacobsen, porque yo defendía que le hubieran roto un huevo en la cabeza a José Obdulio Gaviría, como una acción no violenta. Jacobsen decía que de todos modos era una agresión y no podía caber en la acción noviolenta. Volviendo a este caso, a mí me parece, que estas acciones violentan mucho más la dignidad humana, ponen potencialmente en peligro la vida del corrupto (por ejemplo cuando cierran la tapa, o según el tipo de residuos que haya en el contenedor).

Finalmente por más divertidas y creativas que puedan parecernos las acciones, no creo que funcionen si no están dentro de un plan, un proyecto más grande. En Colombia, el hecho que la cruzada contra la corrupción esté vinculada a la campaña presidencial de Claudia López me sigue dejando un mal sabor. Si fuera su consejero, le pediría dejar su aspiración a la presidencia (al menos a la de 2018) y dedicar todos sus esfuerzos a esta campaña, sin ese interés de por medio. Por supuesto me indigna la corrupción y obviamente estoy de acuerdo con que se haga algo, no tengo claro aún qué, no veo mucho más de lo que propone Claudia, que no está mal:

Con los corruptos siento que pasa un poco lo que con Rafael Uribe Noguera, los hombres de esta sociedad defendemos, abierta o sutilmente, los privilegios de género, que nos permiten, por dar un solo ejemplo echar "piropos" a desconocidas en la calle; pero queremos ver "pudriéndose en la cárcel" a ese monstruo que hizo más o menos lo mismo pero al extremo. De los corruptos, también queremos que se pudran en la cárcel los de caso Oderbrecht, y el 80% de los políticos, pero nos gustaría poder seguir consiguiendo el contratico con un almuercito, poder pasar de primero en la EPS, o en el avión, o no respetar las filas y, si puedo, colarme en Transmilenio. Al fin y cabo todos asumimos que "usted no sabe quién soy yo".

Recursos:

(Este artículo inicialmente fue mi respuesta a un post de Luis Carlos Jacobsen en Facebook)

blog comments powered by Disqus