Mi cicatriz cumple años

El bebé de Lucy tenía 364 días de nacido ese 24 de mayo de 1968, ella ya estaba en embarazo de su segunda hija. En su pequeña cocina, sobre la estufa de gasolina, preparaba una avena para su hijo, en un olleta y con un molinillo. Muy sesentera, ella lucía una blusa de mangas muy anchas.

De repente, el pequeño travieso llegó a la cocina con los pasos inciertos de quien está aprendiendo a caminar, ella no lo vio, cuando se dio cuenta estaba agarrado de la seguridad de su pierna, ella se asustó, hizo lo mejor que pudo para poner a salvo a su hijo, pero al moverse para agarrarlo, su manga se enredó con el molinillo y la avena hirviendo se derramó sobre el chico.
Pasé mi primer cumpleaños en el hospital.

Mi madre siempre se ha sentido terrible por este accidente. Yo no recuerdo nada de esto, toda lo que sé es por las historias que me ha contado ella y esa cicatriz en mi cuello (sí, es mi cuello en la foto), me recuerda lo complicado que es el maternar. Gracias mamá.

Inicialmente publiqué esto en Instagram

Ir arriba