Germán Silvia Bustos Forero

Escritor, comunicador y educador. Ambientalista queer. Bloguero, columnista, escribiendo libros.

Por qué yo sí soy Charlie

Hace un rato mi amigo Lizardo Carvajal publicó una nota en su muro de Facebook en la que plantea que él no es Chalie, siguiendo la línea de un artículo de José Antonio Gutiérrez, que apareció en varios medios de izquierda, incluyendo el colombiano Voz.

Ética ambiental y ética periodística

Hace una semana, el prestigioso abogado Ramiro Bejarano publicó su habitual columna en El Espectador bajo el título «Ambientalistas extremos», las descalificaciones que hace de todas las expresiones del ambientalismo generaton airadas reacciones de varios sectores del ambientalismo. Hoy Bejarano vuelve lanza en ristre contra el ambientalismo, sin moverse un ápice de su postura a pesar de los cuestionamientos que surgen debido a los intereses de su cónyuge en temas mineros.

Sí, es el día de la raza

Por años me he opuesto a la «celebración» del 12 de octubre. Hace mucho tiempo descubrí la mentira que estaba detrás de la explicación oficial que me enseñaron en la escuela sobre el comienzo de la «civilización» en este continente con llegada de los primeros europeos. Pero este año encontré en un calendario que se conmemora oficialmente el día de la raza y caí en cuenta que es cierto.

Y al fin ¿qué eso de la democracia?

El delito más grave que cometió Gustavo Petro es atentar contra la libertad de empresa, por eso su condena es superior a la de Samuel Moreno, que se robó un poco de plata, amañó los sistemas de contratación y casi quebró a Bogotá. Sentencia del procurador, Moreno: 12 meses de suspensión, Petro 15 años. La…

La cultura, las ideas y la propiedad privada

En el debate sobre la acusación de plagio contra Catalina Ruiz-Navarro he encontrado poco material sobre lo que fue este plagio en sí y mucho sobre peleas personales. Pero el tema de fondo sobre la propiedad de las ideas y las formas en que como sociedad podemos reconocer el trabajo intelectual son el punto que vale la pena

De vándalos, godos y otros bárbaros

A mi tampoco me gusta no poder pasar porque un paro o una manifestación cierra una vía y odiaría que mi casa o mi negocio fueran saqueados. A escala mayor es claro que todas estas acciones tienen un importante impacto económico y político, si no lo tuvieran no se harían. Sin embargo, el gobierno y muchos medios que le hacen eco, quieren que las protestas se hagan «pasito», sin molestar a nadie, en especial a ellos. Propongo una reflexión sobre lo que significa hacer política en la calle, en la que creo que tanto los defensores del establecimiento, como quienes buscan cambiar el estado de cosas tienen todavía mucho que evolucionar.

Menos mal no hay paro

Según el presidente Santos y otros funcionarios del alto gobierno el Paro que comenzó el pasado 19 de agosto fracasó. Sin embargo, la vivencia de los colombianos de a píe es otra: a pesar de la fuerte represión de la fuerza pública la gente salió y sigue saliendo cada vez más a protestar. Para esta semana se anuncia que la MANE y Fecode se sumarán a las protestas. Quiero hacer un primer análisis de tres aspectos claves del paro: uno el uso de la violencia por parte de manifestantes y la fuerza pública, dos, las posibilidades de acción noviolenta y, tres, el uso de tecnologías por parte de la sociedad civil para denunciar y reportar los abusos del poder.

Obsequio: dos libros sobre la crianza del Agua

Llegaba a mi oficina en Enda en 1994 cuando conocí a Yapa. Yo acababa de comprar el libro Confieso que he vivido de Pablo Neruda. Él me lo pidió y, un momento después me lo devolvió abierto en el capítulo sobre Ceilán. Así me explicó que veía de «la isla más bella de mundo», según el chileno. También me enseño, que Sri quiere decir «grande» y Lanka quiere decir gota. Hoy me ha enviado otro regalo.

Ir arriba