Aprendiendo a cocinar la comunicación

En los últimos años he intentado hacerme cocinero, comunicador y docente. En los tres oficios a veces saco buenos platos, pero con frecuencia no logro el sabor que hubiera querido. Hoy muchas personas me han felicitado por ser maestro, agradezco mucho tan inmerecidas felicitaciones para alguien que apenas si llega a docente, el que se para frente a otros a decir cosas.
Continue readingAprendiendo a cocinar la comunicación

Ética ambiental y ética periodística

Hace una semana, el prestigioso abogado Ramiro Bejarano publicó su habitual columna en El Espectador bajo el título “Ambientalistas extremos”, las descalificaciones que hace de todas las expresiones del ambientalismo generaton airadas reacciones de varios sectores del ambientalismo. Hoy Bejarano vuelve lanza en ristre contra el ambientalismo, sin moverse un ápice de su postura a pesar de los cuestionamientos que surgen debido a los intereses de su cónyuge en temas mineros.

Continue readingÉtica ambiental y ética periodística

Sí, es el día de la raza

Por años me he opuesto a la “celebración” del 12 de octubre. Hace mucho tiempo descubrí la mentira que estaba detrás de la explicación oficial que me enseñaron en la escuela sobre el comienzo de la “civilización” en este continente con llegada de los primeros europeos. Pero este año encontré en un calendario que se conmemora oficialmente el día de la raza y caí en cuenta que es cierto.

La cultura, las ideas y la propiedad privada

En el debate sobre la acusación de plagio contra Catalina Ruiz-Navarro he encontrado poco material sobre lo que fue este plagio en sí y mucho sobre peleas personales. Pero el tema de fondo sobre la propiedad de las ideas y las formas en que como sociedad podemos reconocer el trabajo intelectual son el punto que vale la pena

De vándalos, godos y otros bárbaros

A mi tampoco me gusta no poder pasar porque un paro o una manifestación cierra una vía y odiaría que mi casa o mi negocio fueran saqueados. A escala mayor es claro que todas estas acciones tienen un importante impacto económico y político, si no lo tuvieran no se harían. Sin embargo, el gobierno y muchos medios que le hacen eco, quieren que las protestas se hagan “pasito”, sin molestar a nadie, en especial a ellos. Propongo una reflexión sobre lo que significa hacer política en la calle, en la que creo que tanto los defensores del establecimiento, como quienes buscan cambiar el estado de cosas tienen todavía mucho que evolucionar.