¿Qué sentido tiene la paz?

Hubo una paz blanca, silenciosa, suave, perfumada y dulcecita. Hubo una paz sin protestas. Hubo una pax romana, hubo una paz mongola, hubo varias paces de los imperios. Hubo una paz de esas de las blanquitas, que, hace unas décadas, las dictaduras militares trajeron a algunos países de América Latina. Hubo una paz de esas blancuzcas, que los violentos “generosamente” regalaron a ciudades como Medellín o ciudad de México.

En esta guerra tampoco queremos estar

Acabo de leer en Las 2 Orillas una declaración de guerra que me tomo muy personal. He estado dudando en responder esto porque parece un planteamiento de los tiempos más oscuros del medioevo, pero creo que por eso mismo es necesario responderle.

No fue tan malo perder el plebiscito

Hace un par de semanas andaba en la onda «`país de mierda«, con una enorme desilusión por los resultados del plebiscito. Todo lo que ha pasado en estas dos semanas me ha devuelto la esperanza y creo que, en perspectiva, el plebiscito salió bien.